Salón SolWines - Sol y Vino, marketing del vino en Málaga

Vino y Sol en Málaga en el II Salón SolWines

El nombre está bien puesto, más aún muy bien puesto diría yo: Sol y Vino en Málaga (Sol Wine).

Un maridaje que no se suele apreciar en exceso pero que en realidad liga muy muy bien 🙂

Pero El Salón SolWines es algo más, es un nombre propio: el de un evento que se repite en la Costa del Sol y del cual se acaba de celebrar la II Edición, un salón profesional en el que se congregan cientos de referencias de vinos tanto nacionales (su inmensa mayoría) como internacionales (vinos franceses, húngaros e italianos). Un evento al que por suerte fui invitado (qué vamos a hacer, no me invitan a catas de la DO de Chirimoyas de Granada-Málaga, si lo hicieran probablemente también iría ).

Sin embargo ésta es la primera edición de SolWines a la que asisto y me da lástima haberme perdido la anterior porque estoy seguro de que fue tan impresionantes como la que yo he podido disfrutar.

¿Más vinos nacionales que internacionales? .. esto aquí en España es señal de Calidad, señor@s!!

A lo largo de los inmensos salones del restaurante El Pórtico de Velázquez (Avda. Vélazquez 101) se distribuían decenas de stands con tantos sellos y bodegas como el más apasionado de los amantes del vino pudieran desear: desde las clásicas y reconocidas hasta pequeñas bodegas de vinos “con alma” que mostraban un carácter diferente .. diferenciado y peculiar.

No, no .. no los probé todos, no hubiera sido capaz ni remotamente, ni aún dedicándole todo el día.

A la entrada, justo tras el registro se encontraban los vinos promovidos por Sabor a Málaga (patrocinador junto a la Diputación del evento), entre los cuales se podía disfrutar de un sabroso y tradicional digestivo:

Salón SolWines - Sol y Vino en Málaga (23)
Un vermut de Quitapenas 😛

Veréis a lo largo del artículo fotos de una calidad u otra .. tened claro que las malas serán todas hechas con mi pobre móvil y entra las buenas estarán todas las que ha pasado la organización del Salón a la prensa y blogueros que asistimos al evento.

Tras estos stand oficiales del patrocinador se accedía a las grandes salas de exposición y al lado de las mismas se encontraban los espacios destinados a las catas.

Y en ellos, éstos y aquellos, al igual que en las zonas centrales habilitadas para reuniones y trabajo se encontraba un abundante número de profesionales charlando, degustando o explicando, y haciendo negocios.
Salón SolWines - Sol y Vino en Málaga
hay que ser osado para hacer una foto circular con mala cámara ..

 

Como antes decía no tuve ocasión de probar todas las referencias, ni tan siquiera una de cada uno de los stand, por razones obvias; pero sí que me esforcé por buscar aquellos que no conocía, lo cual reducía un poco la lista y me facilitaba la tarea: aquellos que parecían “diferentes”, los que me atrajeron con su mensaje marketero y por descontado los que ofrecían algún complemento gastronómico, tan necesario en estas lides (y tan inesquivable: difícil es resistirse para cualquiera a una cata de Jamón Ibérico de las DO de Huelva o Guijuelo), pasaron a primera fila de mi ruta, tras una primera vuelta de reconocimiento general.

No es para nada chocante verme en este tipo de eventos dirigirme directo de stand en stand, como si el resto no fuera conmigo: no es así, simplemente hago un reconocimiento previo y a partir de ahí sigo una ruta prefijada. Si no lo hiciera así difícilmente llegaría a tomar una visión general (y pretendidamente completa) del evento.

Un evento gastronómico hay que abordarlo con planificación: si no te quedarás a medias #SolWines Clic para tuitear

De entre aquellos vinos que caté siguiendo ésta guía quisiera reseñar, por original el caldo y por el mensaje marketero tan coherente con el producto, el Libalis de la Bodega Maetierra (La Rioja), “Libalis es una explosión de sabor. Es el comienzo de muchos momentos especiales, tantos como tú quieras crear. Elige el tuyo y ¡carpe diem!” .. y lo cumplía, de eso podéis estar seguros.

#AsíSI #AsíNO. Vino fresco, no lo calentemos con la mano. Que luego va a ser peor para nosotros … (Gracias @libaliswine por la recomendación)

Una publicación compartida de Ignacio Conejo Moreno (@ignacioc.m) el

En cuanto a los “slogan” de las distintas marcas, no creo que sea de extrañar que sea precísamente el de Libalis el que me resultara más impactante: precisamente por el estilo del vino que producen Salón SolWines - Sol y Vino en Málagatienen la necesidad de impactar y de diferenciarse del resto, siendo como es tan difícil hacerlo en éste sector:

No sacamos añadas: sacamos temporadas

Una promesa de diferenciación que invita a no quedarte con lo que conoces sino a esperar a lo nuevo

Seguido muy de cerca por los vecinos granadinos de Bodegas Mar (aquí os enlazo su Facebook .. la web me ha sacado un mensaje sobre nosequeflashplayer que me ha dado un nosequé )

Seleccionamos emocionesSalón SolWines - Sol y Vino en Málaga

El Marketing Emocional es algo más que la palabra de moda y el mundo del vino lo ha sabido utilizar muy bien desde hace mucho tiempo.

¿Por qué no evocarlo también en tu cartelería?

Y en tercer lugar (y no por el tipo de vinos) colocaría a los hispano – chilenos de Bodegas Vintae, que SolWine, marketing inspiracional en el mercado del vinocaptaban nuestra atención con un mensaje a la vez coherente y contradictorio:

Vintae: Revolutionary wineries

Lo clásico y la revolución ..

Con una imagen y diseño acordes que captan la atención e incitan al consumo (la bota de vino al dorso, la espuerta seguro repleta de uvas: no están puestas ahí al azar), un merecido tercer puesto que tal vez debiera haber sido algo más

 

En cuanto a la Atención al Cliente, o en este caso atención al visitante, un consejo; uno que en otros sectores no os daría, en otros tal vez y en algunos es igualmente imprescindible: dad arilla.

Es decir: en un salón (y especialmente si es como éste, uno profesional) el señor o señora que te está atendiendo en el 95% de los casos va a ser una persona que sabe infinitamente más que el consumidor habitual del vino, normalmente mucho más que el experto, y en prácticamente todos los casos sabrá más de aquí a Lima sobre “sus” vinos, “su” tierra, “su” DO .. y de una manera para nada casual pero sobre todo apasionada te contará “su historia” desgranando información curiosa, interesante, coherente y enriquecedora.

Aquí da igual si te gusta, o no, el vino: es un placer escucharles.

Menciones, aquí, hay nada más que una: una que es honorífica y por derecho propio: el stand de los Vinos del Priorat, en la zona de Vinos Peculiares.

Fue un auténtico placer escuchar hablar sobre sus tipos de uva, su tierra “diferente” y sus caldos con “peculiaridad” mientras disfrutaba de unas copitas de Massipa y Scala Dei. El ambiente, el añadido, en estas experiencias, cuenta mucho más que en otros sitios. Chapó.

Pero estos son tan sólo algunos de los vinos de los muchos que alcancé a probar y menos aún de entre todos los que allí había representados. Al final del artículo dejaré una galería de imágenes con prácticamente todas las catas y algo más, por si queréis echarle un vistazo .. aquí sólo quiero parar un poquito antes de seguir a la siguiente etapa para expresar mi admiración por el que imagino ha debido ser un trabajo inconmensurable, para reunir en un mismo sitio a tantas, tantas y tantas referencias.

Esa siguiente etapa fue en si otra Experiencia enológica, más intensa aún si cabe que la que se podía vivir en los salones principales: la cata

Hubo muchas catas a lo largo del evento, diecinueve, desde las 12 de la mañana hasta las 8 de la tarde. Pero yo asistí tan sólo a una, tal vez la mejor (no lo se) pero en sí muy impresionante: la organizada por Picking Málaga, un referente en la actualidad en la distribución alimentaria, moderna y clásica.

A lo largo de los años he asistido a muchísimos eventos gastronómicos, algunos de ellos catas de vinoaceite, café o queso. Incluso he participado como jurado en concursos gastronómicos. Y en todos ellos he aprendido, además de disfrutado; de hecho he disfrutado tanto aprendiendo como degustando: porque siempre he asistido con la intención de aprender, descubrir, experimentar

Dios nos ha dado 1 boca y 2 orejas: para escuchar el doble de lo que .. saboreas #Catas #Gastronomía #Vinos Clic para tuitear
Salón SolWines - Sol y Vino en Málaga (2)

A decir verdad, aunque este era el orden previsto en la cata, no se cumplió al pie de la letra; hubo una “falta” (la razón la desconozco), la del Argenceres, y una incorporación .. gloriosa .. de la que os hablaré más adelante.

Pese a la falta del vino argentino sí que hubo un largo viaje, enológico y con la imaginación: del Gran Reserva de Grimau al Blanc de Noirs de Gobillard, del Mais de Cunqueiro saltamos a la Finca Élez Manzaneque (sorprendente historia de una bodega que es a la vez su propia D.O.), bajamos a Cádiz para probar un fantástico Entrechuelos Premium de Miguel Domecq y volvimos a subir hasta el Norte de la Península para degustar dos magníficos vinos riojanos, el Pagos de la Sonsierra de Sonsierra y el Finca La Oración de Hacienda Grimón.

Durante la cata aprendimos a diferenciar (o más bien experimentamos la diferencia) entre una burbuja que se deshace en la boca y otra que ya viene deshecha (la diferencia entre 30 y 60 meses de maduración), entre el regusto intenso pesa a afrutado y el de un vino que se viene a parecer más a una “chuchería”, del rojo intenso de los tintos al ambarino de espumosos, ribeiros y blancos.

Sobrado itinerario para afirmar que fue una delicia enológica y formativa, ¿no os parece?

Y, sin embargo, la travesía no terminó aquí: de manera sorpresiva e inesperada los guías de la cata nos anunciaron que íbamos a terminar la cata con una Experiencia única:

La presentación en España (y de paso degustación en la cata) de un vino legendario, uno que lleva más de 100 años sin comercializarse, un Fondillón de Bodegas Monóvar (MG Wines) realmente ES-PEC-TA-CU-LAR 

Sorpresa y expresiones de admiración reinaban en la sala ante semejante colofón para una cata ya de por si impresionante.

Tras contaros ésto, ¿qué más añadir?

¿Que al terminar la cata los asistentes nos disolvimos de nuevo entre el bullicio de los asistentes al Salón Solwines?

Pues si, así fue: seguimos cada uno por nuestra ruta; yo por mi parte aproveché para hacer algunas visitas a los stand donde además de vino ofrecían jamón ibérico a los asistentes (me lo pedía el cuerpo con ímpetu .. ¿por qué sería?) y visité algunos stand más, que me había guardado para el final.

Y al poco rato terminó esta edición del Salón SolWines; dejándonos, estoy seguro, a casi todos los asistentes, con la idea de volver cuando se celebre la tercera edición, aunque probablemente para ello debamos esperar un año más.

No quiero despedirme sin antes dejaros algunas imágenes, un pequeño batiburrillo de fotos que muestren lo visto (que no lo olido ni degustado) durante éste día en El Pórtico de Velázquez. Ni tampoco quiero hacerlo sin volver a felicitar a la Organización de éste evento que tantos y tan gratos recuerdos nos deja.

¡Saludos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.