post

Este año me han invitado, junto a otros blogueros, a participar en el Entierro de la Sardina de Murcia, con el propósito de ayudar a conocer y difundir el espíritu y las peculiaridades de esta fiesta tan arraigada en tierras murcianas, pero que más allá de sus fronteras no es tan conocida como cupiera esperar.

Ante todo se impone una explicación sobre los orígenes de esta fiesta, que tiene su origen, como tantas otras, en el fin de la Cuaresma; allá por el año 1851 un grupo de (acaudalados) estudiantes murcianos residentes en Madrid decidieron reproducir en su tierra natal los festejos que habían vivido en la capital de España.

Es una fiesta dedicada a la alegría, tal y como nos describe D. Joaquín López, donde las penas se mitigan y los problemas del día a día se desvanecen temporalmente del recuerdo.

El pueblo allí se olvida

de penas y quehaceres.

Y el alma distraída,

mozos, ancianos, niños  y mujeres,

en calles y balcones,

alegran sus fogosos corazones,

pues el brillo y color de aquella orgia,

les convida al placer y a la alegría.

Pero también, tal y como me dijo unos días atrás un sardinero, “La Fiesta de la Generosidad” ..  y doy fe de que la generosidad reinaba por las calles de Murcia estos días en los que pude acompañar a los murcianos y disfrutar del Testamento y el Entierro de la Sardina.

Yo por mi parte asistí tan sólo a los dos últimos días de festejos, por razones de trabajo: no puede uno estar siempre donde quiere sino que ha de estar donde debe o necesita; y he de admitir que no me hacía yo cuenta del magnífico festejo que me estaba perdiendo.

Mi llegada fue el viernes 21, con el tiempo justo y la agenda apretada para asistir al desfile y el posterior Testamento de la Sardina; los demás blogueros habían llegado horas o días antes y nos esperaban para disfrutar del evento.

Testamento Sardina Murcia

La Gran Vía Escultor Francisco Salzillo empezaba entonces a llenarse de gente que se preparaba (la mayoría ordenadamente en sillas, aunque algunos deambulando de un lugar para otro) para ver el desfile.

Testamento Sardina

Al poco rato comenzó a vislumbrarse el desfile y poco a poco las distintas agrupaciones y espectáculos empezaron a pasar ante nosotros; grupos nacionales e internacionales que hacían gala de sus bailes y espectáculos arrancando las risas y hasta algún susto a los asistentes 🙂

Blogtrip - Testamento Sardina Murcia

Doña Sardina

Blogtrip - Testamento Sardina Murcia

Son muchas más las fotos (y vídeos) que me traje del desfile del Testamento de la Sardina, que podéis ver aquí:




No estando lo suficientemente impactados por este impresionante despliegue, la organización nos hizo dirigirnos a la Casa Consistorial para escuchar, entre el bullicio, el Testamento de la Sardina, pregón con el que se terminaban los festejos del viernes.

Blogtrip - Testamento Sardina Murcia

Balcones del Ayuntamiento de Murcia decorados para la ocasión

Durante el pregón el bullicio concentrado a las puertas respondía con alegría a la voz de María Pita, Doña Sardina, durante la lectura .. en ese momento me invadió un pensamiento ..

Ésto es puro sentimiento sardinero y murciano

Las fiestas populares tienen esa característica, o mas bien debería decir ese don: imbuyen a las personas con sentimientos, nostalgia y arraigo, de manera que hoy ves los resquicios del sentimiento pasado y sientes cómo se va cimentando el sentimiento futuro. Sólo por esa razón ya deberían ser respetadas y protegidas, porque aúnan lo que ha sido y lo que es con lo que será.

Por descontado, estando en España, la jornada no podía terminar de otra manera que con fuegos artificiales:

Gif fuegos Testamento Sardina

(Soy friki .. no me he podido resistir a crear un gif animado 😛  )

Jornada del sábado

El sábado lo empezamos haciendo un poco de turismo: la capital murciana tiene un montón de cosas que ver, empezando por la Catedral (Santa Iglesia Catedral de Santa María), inicio de la ruta por Calle Trapería por donde se desenvolvían los pasacalles.

Blogtrip - Catedral de Murcia - Entierro de la Sardina

Este templo, que data de 1465, domina la Plaza del Cardenal Belluga y representa en gran medida el tesoro artístico y cultural de la capital murciana.

Desde allí partimos por la Calle Trapería durante dos horas, sumergiéndonos en el centro de Murcia junto con millares de paisanos y turistas, y cientos de pasacalles que abundaban deambulando por las calles al alegre sonido de pitos y tambores.

Dice la sabiduría popular que “allá donde fueras haz lo que vieras” .. y así lo hice yo 😉

Blogtrip - Catedral de Murcia - Entierro de la Sardina

Más allá de la broma o de las ganas de divertirme que pudiera tener – que eran bastantes – tengo el convencimiento de que para entender cualquier fiesta hay que integrarse en ella: no vale ser un mero observador, aunque observes, tienes que palpar e intentar sentir lo que siente la gente que tienes a tu alrededor.

La jarana era contundente y multitudinaria; desde la Catedral hasta la Plaza Circular y por las calles aledañas todo era un hervidero de paisanos, turistas y pasacalles:


Terminamos llegando a la Plaza Circular, donde pudimos contemplar los frutos de la Huerta Murciana y hasta donde llegó más tarde el Desfile de la Sardina (momento que nosotros esperamos disfrutando de la rica gastronomía murciana):

Mis compañeros internacionales, que no conocían las peculiaridades de esta hermosa tierra, descubrieron aquí entre otras cosas las famosas Marineras 🙂

Blogtrip - Entierro de la Sardina Murcia - Plaza Circular - Marinera

Las marineras causaron furor

 

Tras esto hicimos un receso y nos dirigimos al hotel a almorzar y a coger fuerzas para el “plato fuerte”, el Gran Desfile del Entierro de la Sardina que, según nos decían, era el más multitudinario y sofisticado de todos los festejos .. y no nos engañaban.

Tuvimos, gracias a la organización, la suerte de poder asistir a las previas de la salida delBlogtrip - entierro de la Sardina Murcia - Gran Desfile Gran Desfile, en la Avenida San Juan de la Cruz; de hecho hasta nos dejaron subir en una de las carrozas, ambientadas estas en la mitología greco romana (y nórdica, no en vano Odín campaba por allí a sus anchas). De ahí obtuvimos unas cuantas divertidas fotos para el recuerdo 🙂

Tras esta (no) breve visita nos dirigimos a las sillas que teníamos reservadas en la Gran Vía, en la zona de Gelen, a esperar el espectáculo del Gran Desfile. Espectáculo que se hizo esperar pero que bien valió la espera:

Pero las fotos se quedan muy cortas ante tamaño espectáculo .. las palabras no tanto, si os hablo de ilusión y de magia, de niños esperando las carrozas y los regalos (y cuantos regalos, lo que nunca he visto yo en mi vida!!) del final del desfile, más de 60 camiones repletos de juguetes, de espectáculos de luces y sonidos, de shows de bailarinas y cómicos, de dragones, aliens y criaturas mitológicas, y así un largo, larguísimo etcétera ..

Aún así las palabras se rinden ante la imposibilidad de contarlo todo. O mas bien ante la necesidad de contarlo todo, aún con la muletilla con la que todos los que vivimos y nos dedicamos a las redes sociales tenemos, la de mostrar lo que en su momento compartimos. Por eso os dejo aquí algunos de los vídeos que aquella noche capturé y compartí, para que apoyen mi “argumentario” sobre lo único y fantástico de aquellas fiestas:












Terminado el desfile, repletos de regalos y animados por la fiesta, la muchedumbre se dirigió a los alrededores del Puente Viejo para observar, desde la distancia adecuada para cada uno (familias, niños, jóvenes y mayores) la quema de la Sardina. Nosotros, por deferencia de la Agrupación Sardinera, teníamos pases para acceder a la zona reservada alrededor del monumento y pudimos contemplar el espectáculo de manera privilegiada; demasiado cerca pensaron algunos, porque aquello “ardió como la yesca”.

Y con esta “quema” de la que nunca se escapa la “presa” pero que cada año vuelve a renacer finalizó la celebración oficial del Entierro de la Sardina de Murcia 2017. Así que, siendo coherente al estilo de esta narración cronológica, aquí debería terminar mi artículo .. pero no va a ser así.

La gastronomía murciana

Los que me conocéis, que sois la mayoría, sabéis de mi pasión por la gastronomía y el buen comer. Es algo que va mas allá de lo profesional y de lo ocasional, me gusta, lo disfruto, y cuando vale la pena contarlo lo cuento. Como en esta ocasión 🙂

Es bien conocida la Huerta Murciana en territorio español, especialmente por (obviamente) sus frutas y verduras: buen producto que tiene como consecuencia lógica buenos platos y buen comer. Pero sin embargo no lo es tanto su gastronomía, y menos aún más allá de las fronteras nacionales, como bien demostraron esos días las expresiones de mis compañeros internacionales de “aventura” (procedentes de Alemania, Inglaterra e Italia, desde Europa, y de Canadá, México y Bolivia desde más allá del charco) al enfrentarse a marineras, michirones o paparajotes.

Yo por mi parte, que por trabajo y placer he visitado Murcia con frecuencia no andaba tan perdido .. aunque he de admitir que al menos una sorpresa si me llevé.

Obviamente desayunamos, almorzamos y cenamos todos los días; pero en especial la parte gastronómica de nuestra incursión se centró en dos momentos álgidos:

Algunos de estos momentos los lancé a las redes sociales, otros los reservé (aunque aquí los comparto). De entre los primeros, el que más claro tenía que valdría la pena hacerlo fue “el postre típico murciano”, el paparajote.

 

Siempre, siempre, SIEMPRE hay alguna sorpresa. Primera vez que pruebo un PAPARAJOTE murciano. Las caras y las expresiones han sido ..

Una publicación compartida de Ignacio Conejo Moreno (@ignacioc.m) el

La colección de caras de sorpresa de los comensales incluyó en esa ocasión mi propia expresión de “¿y ésto ..??“. Aunque con un poquito de cuidado conseguí comerme este delicioso dulce casi sin probar la hoja de limón que la caracteriza.

Y en Instagram y Facebook, donde subí la foto, obtuve abundantes interacciones ..  y algo de cachondeito a mi costa 😂

Tampoco se quedaron cortos de interacciones las otras publicaciones; carrillada, marineras, ensalada murciana, croquetas caseras y coca con pisto murciano:

 

Bueno … He aquí el plato principal .. ha valido la pena la espera #EntierrodelaSardina

Una publicación compartida de Ignacio Conejo Moreno (@ignacioc.m) el

Seguimos con los “entrantes” .. vaya entrantes!! Fantástica cocina en @cataloniahotels #EntierrodelaSardina

Una publicación compartida de Ignacio Conejo Moreno (@ignacioc.m) el

Saltamos de las #Marineras a la #EnsaladaMurciana .. cogiendo fuerzas para continuar con el #EntierrodelaSardina

Una publicación compartida de Ignacio Conejo Moreno (@ignacioc.m) el

A aquellos que habitualmente compartimos lo que comemos en las redes sociales (en especial en Instagram) nos han dicho alguna vez que lo hacemos para generar envidia o por postureo. Eso no es así, al menos en mi caso y en el de la inmensa mayoría de gente de este mundillo que conozco (y son muchos ..); no por nada en particular sino porque no tiene sentido.

Compartes para mostrar, enseñar, servir de guía, al igual que muchas otras veces te guías o buscas referencias en lo que te muestran otros.

Compartes para mostrar y servir de guía, al igual que tu te guías por lo que te muestran otros. Clic para tuitear

Las redes sociales, ninguna de ellas, tienen sentido para presumir y/o hacer postureo (al menos cuando llegas a los “taytantos”); a la larga te aburres tu, aburres tus seguidores y terminas colgando el sombrero, o el smartphone en éste caso: para que estén vivas y sanas deben ser canales de comunicación bidireccionales, en las que cada cual y sus audiencias descubran, aporten, enseñen y disfruten de lo que hacen.

Hay quien lo entiende y hay quien no .. pero a la larga tengo claro que quedamos quienes lo entendemos y hemos, de una manera u otra, integrado estos canales en nuestra vida real, no en una burbuja paranormal de momentos no vividos.

Y como yo me lo tomo al pie de la letra, comparto y escucho, y recibo y vuelvo a compartir. Y en esa misma onda aquí os comparto algunas fotitos más de la Experiencia Gastronómica que fue el Entierro de la Sardina:

No están todas, solo algunas .. ni hay fotos de todo, he de admitirlo: ¡en mi descargo diré que estaba distraído comiendo!! 😅😂

No se si me propondrán en un futuro volver al Entierro de la Sardina 2018, 2019, 2020 … pero si que puedo proclamar a los cuatro vientos que esta ha sido una experiencia inolvidable 😎

¡Saludos!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *